Lunes, 30 de Julio de 2018

Predicar sin Practicar

Graffiti

Situaciones como la ocurrida la semana pasada en Maipú, donde un grupo político borró un graffiti realizado por organizaciones juveniles, no sólo se da en ese ámbito, sino que en la cultura hip hop, donde no todos reman para el mismo lado.

Escrita por Nico Apraiz

Hace unas semanas, la comuna de Maipú fue testigo de cómo la intervención política, a través de su propaganda, arruinaba un graffiti autogestionado por organizaciones juveniles sin fines de lucro. El muro había sido pintado con piezas de arte urbano por artistas nacionales e internacionales, en el marco del encuentro “Graffiti Fest“, y llevaba unas pocas semanas deleitando a los transeúntes con los colores, creatividad y dedicación de quienes lo realizaron.

La acción fue comentada a través de foros y redes sociales, donde la mayoría de las personas manifestaron su repudio por la acción que, claramente, fue un desacierto por parte del comando de la candidata a alcaldesa por Maipú, Carol Bortnick.

A diario es posible ver y escuchar a políticos hablar sobre la igualdad, el respeto y la tolerancia para poder vivir mejor en comunidad. Sin embargo, actos como el ocurrido en Maipú, dicen lo contrario. ¿Alguien valoró el tiempo invertido en ese trabajo? ¿alguien se preocupó de consultar si era posible borrar el mural? ¿alguien se interiorizó en por qué ese graffiti estaba en esa pared? Nadie averiguó nada. Simplemente, las horas dedicadas a ese graffiti fueron desechadas.

Claramente, la falta de comunicación y el interés propio del grupo político por averiguar de que se trataba lo que había en ese mural no existió. Pero el tema central no es lo que se hizo o no se hizo. Así como la gente del hip hop y otras culturas urbanas exigen respeto a los políticos y otras personalidades, ese respeto se tiene que dar entre pares. Existen muchos murales que han sido afectados por terceros, los mismos que hablan del respeto, actuando de la misma manera como ocurrió en Maipú en el “Graffiti Fest“.

No se trata de defender a los políticos, se trata de que si la cultura hip hop en Chile quiere seguir avanzando como lo ha hecho hasta ahora, la envidia, la ignorancia y el ego deben quedar fuera. No se trata de sonreír a la cara y apuñalar por la espalda, acto que es sumamente criticado por el movimiento hip hop, pero a pesar de eso, sigue ocurriendo y lo único que consigue es detener la expansión de la cultura que es expresión y dedicación, muchas veces de manera desinteresada.

El cambio debe ser al interior del hip hop chileno, para que el respeto que se exige sea tomado en serio al ver a un grupo de jóvenes que no juegan con esto, sino que lo integran y lo hacen parte de su vida.

Comentarios
La cronología music
MACKRIS - Purpura Ef

imperioh2@gmail.com