Miercoles, 13 de Septiembre de 2017
InicioSala de PrensaReportajesUn poco de la historia del Hip Hop Chileno

Un poco de la historia del Hip Hop Chileno

Historia del Rap Chileno: Los Panteras Negras
Mirando el pasado de nuestra cultura

Un poco de la historia del Hip Hop Chileno

Historia del Rap Chileno: Los Panteras Negras

A fines de la década de los 80, en medio de los postreros intentos del Régimen Militar por perpetuarse en el poder, un movimiento de jóvenes pequeño y poco comprendido irrumpe tímidamente en la metrópoli color caca. Muchachos vestidos de buzo haciendo extrañas piruetas sobre una plancha de cholguán al son de música sincopada y rimas en inglés cortan la uniformidad atónita de algunos parroquianos de peñas de poncho y guitarra que no entienden lo que le ocurre a estos muchachos, antiguos profesionales de la barricada y secos pa’ los peñascazos. En una esquina ultrajada, un trío de brocas le hace el quite al aburrimiento inventando rimas sobre el aburrimiento, los pacos, la falta de monedas, las minas; en definitiva la cotidianeidad hecha palabra al viento y sueños de dias de mayor libertad. Bailan, se ríen, Inventan una canción nueva, una más, ya van tres, La escena en tanto se repite en otras esquinas y en otros lugares de la ciudad y Pasan los días y crece el número de muchachos ganándole terreno y poniéndole color al espacio gris milico de las calles de la periferia de Santiago.

De pronto y sin decir ¡agua va! Algo cambia. El miedo, las frustraciones de una vida de hambre, las nulas posibilidades de un futuro auspicioso, el recuerdo teñido por los fiambres del Mapocho, el discurso agónico de los que salen y los que entran a el área chica de Chile, todo, todo se va a la mierda y las calles se transforman, se mueven, adquieren voz.

De la mano de jóvenes hastiados de ser extras en esta película llamada realidad, la selva de cemento cobra vida. Son los protagonistas, las estrellas anónimas del pasaje que hacen su debut poniéndole pintura, baile y banda de sonido a la capital del orto del mundo. La década se despide y se inicia una nueva marcada a fuego por el hip Hop.

A continuación presentamos un reportaje que intenta narrar brevemente los hitos históricos del movimiento Hip Hop en Santiago desde sus inicios a fines de los ochenta hasta nuestros días y explicar los orígenes y componentes de esta cultura urbana.

TVN y Don Francisco ¿Precursores del Hip Hop? 

 

Difícilmente alguien podría creer que el “canal de todos y el rey de la tarde Sabatina tengan ni remotamente que ver con los orígenes del Hip Hop en Chile, Pues es así, ambas instituciones (Don Francis es una institución también) aunque sin habérselo propuesto nunca, aportaron dos elementos que incidieron en el nacimiento de los primeros cultores locales del Hip Hop, La aparición de la película “Beat Street” en las pantallas de TVN y la fugaz presentación de grupos de Break Dance como “Pavón y Clemente” en “Sábados Giqantes” fueron los ingredientes que faltaban para que algunos jóvenes chefs en la búsqueda de su propia receta de vida convergieran para cocinar los primeros platos de Hip Hop nacional.

De este modo, y lentamente, una camada de jóvenes provenientes de sectores populares urbanos y algunos hijos de exiliados, que venían de participar en movimientos Hip hop de otros países, desembocaron a fines de los 80’s en la calle Bombero Ossa, a pasos de Ahumada, para compartir su pasión por el baile y el rap principalmente.

En esos tiempos de “Vieja Escuela”, en la céntrica calle se reunían grupos raperos como la Pozze latina, Los Marginales y los Panteras Negras, los breakers de Gravedad Zero y alguno que otro graffitero que comenzaban a generar una incipiente comunidad hip hop, Entre la escasa información externa y los inexistentes medios de producción, sumado a las vivencias aportadas por algunos de los retornados como Jimmy Fernández (creador de La Pozze Latina), estos B-boys ? como se identificaban así mismos ? plantaron las primeras semillas de una cultura rica y multifacética.

Todo sucedió vertiginosamente

Así, en la práctica callejera y en el intercambio de experiencias, el movimiento fue fortaleciéndose y ampliando su radio de acción en la capital entrados los 90’s. Con la sombra aún patente del fantasma de la dictadura y en medio del frenesí democrático de las promesas olvidadas del programa concertacionista, la comunidad hip Hop creció rápidamente entre jóvenes que querían ser gestores de su propia historia y no objetos de las nuevas circunstancias. Como nunca la filosofía del “hazlo tú mismo” preconizada por el punk, tuvo una mayor aceptación. Paradójicamente no serían estos quienes la llevaron al terreno más concreto, por el contrario el Hip hop, ya a mediados de los noventa, con su práctica día a día le daba una buena patada en el culo al movimiento punk que en 1998 perdería vigor en peleas intestinas acerca de qué era el punk y quienes realmente lo eran.

Historia del Rap Chileno: La Pozze LatinaLas razones para que el Hip Hop se extendiera como la fiebre amarilla son variadas: un discurso de alto contenido político y antisistémico atrayente para otros jóvenes también excluidos de las decisiones e as altas esferas políticas; el carácter horizontal de las relaciones en la comunidad; una férrea escala de valores afincada en el aprendizaje autodidacta, el respeto hacia los más experimentados y talentosos; la naturaleza multidisciplinaria del Hip-Hop asentado en cuatro manifestaciones artísticas (break dance,rap, graffiti y dj); y lo económico que resulta practicar el baile y la rima – sólo basta el cuerpo como instrumento- fueron el soporte de lo que hoy es una cultura en permanente maduración.

De manera espontánea y con el incentivo de poder ser actores dentro de una comunidad donde no caben los espectadores, muchos adolescentes de sectores populares y medios engrosaron las filas de¡ Hip-Hop creando focos de práctica y difusión de la cultura en sus propias poblaciones y comunas en un fenómeno de contagio y expansión que ocurre hasta nuestros días. Comunas como Renca, Cerro Navia, Macul, Pedro Aguirre Cerda y La Florida se convirtieron en centros obligados de referencia para la cultura Hip hop.

Esta evolución, hay que decirlo, quizás no hubiese tenido los ribetes que alcanzó sin el permanente apoyo y apadrinamiento de nuevos talentos llevado a cabo por la generación de Bombero Ossa, la edición de ¡os primeros discos de La Pozze Latina, Panteras Negras y M16, entre los más importantes, y las presentaciones de “rap y encuentros “breakers” realizados en los sectores periféricos de la ciudad, hasta bien entrada la medianía de la década.

La "Nueva Escuela" Irrumpe 

Historia del Rap Chileno: MakizaEstamos en 1995 y la familia aumenta considerablemente en tamaño y calidad. Con la llegada de una segunda hornada de retornados e hijos de exiliados que practicaban el hip hop, entre ellos Ana Maria Merino ex Makiza y numerosos miembros de la DMS (Demos Sapiens o Sabiduria Popular), importante colectivo musical integrado por miembros de Tiro de Gracia, Makiza y Corrosivas, se activa la generación de recambio que tendría en el fenómeno de Tiro de Gracia la principal punta de lanza de la masificación del rap.

En esa misma época, Simpson un miembro de Los Araya, pandilla con tendencia hip hop del sector de la calle Rodrigo de Araya, aportaba a la historia local una práctica importada que se extendió rápidamente: el freestyle o la improvisación libre de rimas.

Así mismo y en el seno de la misma peña se incubaba el colectivo de graffiti Niños Con Spray (N.C.S) que a la postre derivó en el grupo D.V E (De la Vieja Escuela o Desquiciada Vida Escritora) y paralelamente en otros sectores de Santiago surgían colectivos de graffiti como C.W.P (Children With Problems) o Da Prez, todos actualmente consagrados.

La “Nueva Escuela”, como se denomino a estos y a otros jóvenes en ciernes, fue la hija putativa de los más viejos de quienes extrajeron ventajosas enseñanzas para la construcción de su propia identidad, No obstante, como en toda relación padre-hijo, la “Nueva Escuela” tomó lo que le interesaba de la “Vieja Escuela” y desechó lo que le pareció extemporáneo.

A grandes rasgos la novel prole del Hip Hop mantuvo el carácter político y la actitud fresca y desafiante de los mayores pero privilegió un estilo menos directo y más poético de rapear, incorporando también bases musicales de mayor complejidad y riqueza, De tal manera la segunda generación Hip Hop mató al padre para conducir su propia historia y tener en 1997 su época de gloria y posterior decadencia.

Sin saberlo la “Nueva Escuela” sentaba el precedente para convertirse en la “Vieja Escuela” del mañana, siguiendo el curso evolutivo de la naturaleza.

Mapocho en el corazón 

Producto de la masividad que adquieren las reuniones de los sábados en Bombero Ossa, la calle se hace pequeña y las quejas de los vecinos y la represión policial aumentan, obligando a los parroquianos a mudarse a un lugar más amplio: la Estación Mapocho. De forma casi poética, el patio trasero de uno de los espacios de mayor ritualidad simbólica para las políticas culturales de los últimos tres gobiernos se convirtió entre 1995 y 1998 en el nuevo punto de reunión y de transgresión artística callejera del hip hop.

“Mapocho” como se conoció a dicho lugar, se convirtió en un hervidero creativo. Des de todas las comunas llegaban adolescentes para reunirse junto a aquellos miembros de la “vieja escuela”, generando una red de relaciones horizontales que les permitían reconocerse como miembros de la colectividad, así como intercambiar todo tipo de información: desde discos, revi5stas y videos, hasta técnicas de expresión e implementos de producción (plumones, programas para ¡a creación de bases, etc..). Durante cualquier sábado en la tarde, Mapocho adquiría un movimiento febril, Se podían ver decenas de grupos improvisando a orillas del rió o en los pastos del Parque de los Reyes, mientras otros bailaban break en las baldosas al ritmo de una radio portátil.

Sin embargo el período dorado de Mapocho terminaría abruptamente el 98′ producto de una serie de riñas provocadas por la llegada de mucha gente nueva que a caballo de la música rap no necesariamente comulgaba con los preceptos de respeto de la cultura hip Hop, De todas maneras un reducido grupo de gente con años dentro del movimiento, sigue juntándose los sábados en la pileta ubicada tras el Museo de Bellas Artes.

El año decisivo 

El año 1997 sería decisivo para el desarrollo de esta cultura urbana.

Mientras en Los Morros se realizó el histórico primer encuentro masivo de hip Hop, la ciudad de Santiago era virtualmente tomada por asalto por los escritores de graffiti, bañando cuanto muro pudieran y estrenando obras en plena Plaza Italia.

En el ámbito musical, el disco “Ser humano” de Tiro de Gracia (tercer trabajo y primero en una multinacional), no paraba de rotar en las parrillas radiales y dejaba la escoba con ventas por más de 70 mil copias, influenciando de paso a la cabrería santiaguina que de ahí en adelante usó ropa ancha y vistosas zapatillas y se convirtió en una generación de apariencia hip hop.

Historia del Rap Chileno: Tiro de GraciaLa masificación del rap, gracias a los Tiro, generó desconfianzas al interior de la comunidad ya que sus miembros, acostumbrados a reconocerse entre pares, se vieron desbordados con la llegada de incontables nuevos hip hoperos. De ahí que se comenzaran a definir posiciones “ideológicas” sobre quién era y quién no era hip hop. Al debate se sumaría la indignación de muchos por el cambio musical y lírico de los Tiro de Gracia, quienes de tener rimas duras y directas como: “Chúpalo, chúpalo presidente” pasaron en 1998 a tocar en La Moneda durante la celebración de la derogación de la detención por sospecha. La vuelta de carnero no fue perdonada y el posterior disco de Tiro de Gracia no tendría mayor repercusión.

Era tal la magnitud del fenómeno hip hopero que las disqueras se engolosinaron y los medios de comunicación les dieron el amén. Ante la alicaída comercialización de la música nacional, los sellos discográficos declararon por decreto “el año del hip hop” y pusieron manos a la obra esperando reeditar el éxito de Tiro de Gracia, Mientras Sony contrató a Makiza, Frecuencia Rebelde y Rezonancia (los tres grupos actualmente disueltos), EMI firmó a TapiaRabiaJackson dando el vamos a la rotación comercial de la música rap.

A pesar de las expectativas cifradas en los grupos, no todo resultó como se esperaba. Todos rotaron en las radios pero de los cuatro sólo Makiza alcanzó los niveles de ventas proyectados. Así como empezó, la fiebre corporativa terminó y la experiencia dio pie para que la mayoría de los que pasaron por las transnacionales y las nuevas agrupaciones de rap buscaran trabajar de manera independiente.

Al tiempo que esto ocurría, bajo la superficie, el hip Hop evolucionaba en esa dirección, Se creaban los primeros circuitos de distribución independiente de discos, aparecían las primeras tiendas especializadas como (Otra vida” y Calambre vendía 1.500 copias de su placa debut “iAvanza!” probándole a todo el mundo la eficacia de la autogestión.

 La prensa y el enemigo interno 

Los periódicos y revistas entretanto se agarraron del boom del Hip-hop y le dieron páginas y páginas a la moda “rapera”, no necesariamente para bien. Mientras en las secciones de espectáculos los artículos y los análisis eran generosos en elogios con la música hip Hoip, las portadas y las crónicas policiales se repletaron de notar) sobre la acción de criminales raperos, La Fundación Paz Ciudadana, creada por Agustín Edwards (dueño de El Mercurio), daba cátedra sobre cómo protegerse de este nuevo tipo de delincuente, más joven y más peligroso. La Tercera, La Cuarta, Las Ultimas Noticias y La 5egunda obedientes informaban a la sociedad. Por si eso no bastara, El Mercurio para seguridad de la ciudadanía publicaba un identikit con las características del forajido contemporáneo: Joven, de aproximadamente 24 años, proveniente de sectores populares, usa amplias ropas deportivas y zapatillas de marca.

El estereotipo difundido por, “decano de la prensa nacional” no sólo afectó profundamente a los miembros de ¡a comunidad hip hop en sus relaciones cotidianas, estigmatizándoles como malhechores. Fue más allá, instalando en el imaginario colectivo la idea de la juventud proleta como depositaria de la delincuencia y la peligrosidad. Con esta medida el periódico lograría a la larga dos objetivos políticos: desprestigiar al crítico movimiento Hip hop y construir un nuevo enemigo interno para ser reprimido, los jóvenes.

Pese a todo al cierre de 1999, el movimiento Hip hop tenia buena salud y múltiples grupos de rap, break dance, graffiti y una serie de djs nacían en distintos puntos de Santiago, y la tercera generación del Hip hop buscaba su lugar en esta historia.

Balance 2001-2002 

Historia del Rap Chileno: ZekisEn la actualidad asistimos a la consolidación y recambio de un movimiento estructurado a lo largo de los diez últimos años por un sin número de sujetos que poco a poco fueron creando el escenario adecuado para la maduración del Hip Hop en Santiago y de su propia identidad a través de sus distintas expresiones artísticas, En este proceso y producto del éxito del rap y la calidad de los cultores mayores del Hip Hop, los más nuevos entran a escena con la vara alta pero con el aprendizaje histórico de la última etapa, Con las cartas claras, la nueva generación intenta hallar su lugar en la comunidad, identificándose con el rechazo a las multinacionales y a los medios de comunicación tradicionales con la búsqueda de la diversificación musical, estilística y lírica del rap y con los proyectos autogestionados.

Coincidentemente, surgen sellos musicales de los propios artistas como Demencia Local con Meurong Discos, Zikuta Ejekuta con Mutante Discos o F.D.A con Indio Picaro Discos. La cultura hip Hop se difunde en una decena de programas en radios comunitarias y A.M.; se enseña en la escuela de rap de Villa Francia y la escuela de Breakdance en Cerro Navia; y sus productos se comercializan en las tiendas especializadas Toma!, El Mural y La Otra Vida.

Raperos como los mencionados, junto a camadas de “nuevos” graffiteros (O.D.C, A.B.C, S.B.T, Musas del Arte l,M.P, etc..), breakers (Evolution B-Boys, Inercia Emergente, etc … ) y DJS (Barca, Prim, Dres, Caso, Dazel, etc … ), intentan en la actualidad generar espacios de difusión propios. El ciclo se expande y la subsistencia cotidiana de la comunidad se ve asegurada.

En definitiva el 2002 es el año en que la tercera generación ve si se gradúa intentando rayarle la pintura al carro del hip hop y decidiéndose a tomar el volante, Habrá que ver si con sus aciertos y errores, la “Novísima Escuela” consigue delinear positivamente el guión del próximo acto de esta epopeya urbana llamada Hip Hop.

Comentarios
Xzibit - Weapons Of
Las Mujeres en el Hi

imperioh2@gmail.com