Viernes, 25 de Septiembre de 2020
InicioArtistasMARCÉLICO TRAE UN ESQUELETO CON FRUTAS

MARCÉLICO TRAE UN ESQUELETO CON FRUTAS

por Crione

El esqueleto del frutero es el título del primer disco solista de Marcelo Castro alias Marcélico Cástrico. Las letras fueron sacadas de su proyecto literario Ni puntos ni comas y su apodo se le ocurrió por mazúrquica modérnica, de Violeta Parra.

Marcelo es delgado y también es actor. En su época de estudiante se apasionó por la escritura en un taller de dramaturgia, “eso me impulsó a generar mi propia narrativa a la hora de componer. Me gusta plasmar imágenes tras imágenes lo que veo y siento,  y en ocasiones termina siendo una canción o un disco, como en este caso”, dice el mc

Escribió sin preocuparse por técnicas, estilos o reglas literarias. Solo escribía. Pasado un tiempo había redactado más de 100 textos con diversas temáticas. Fue una explosión de creatividad que recopiló en Ni puntos ni comas, un compendio de reflexiones, poemas y “versos sin instrucciones para el lector y con una prosa no tan sujeta a la linealidad horizontal”, como la describe el autor.

“La alusión a premoniciones, la relación con el desamor y el repudio al gobierno y a sus leyes”, fueron los denominadores comunes que Marcélico destaca entre los 11 textos que seleccionó para hacerlos canciones. El título original del disco era “el frutero”, pero a mitad de camino perdieron los registros de las grabaciones finales y tuvieron que rescatar maquetas de varios computadores, juntaron todo e hicieron El esqueleto del frutero, un disco que representa el fluir de la conciencia hecho rap. Si bien hay instrumentales de varios beatmakers, el grueso de la producción musical la hizo AngeloSoliloquio, quien junto a Fvlm93, Marcélico y Mike Fate en el saxo forman Malajazz, grupo que en 2017 lanzó el Ep Dispersos.

“Respetando la línea espontánea del error, decidimos hacer el arte de igual manera, sin correcciones. Cuando hago un texto generalmente esbozo un dibujito al lado y fue lo que hice”, así relata Marcelo el proceso de realización de las gráficas del álbum, las cuales hizo en paralelo a las grabaciones. 

Además de preparar el próximo disco junto a Malajazz, Marcélico sigue escribiendo y trabajando en distintos proyectos artísticos. OW es uno de ellos, registro audiovisual dirigido por Senuval y musicalizado por Talobeez, donde Marcelo Castro representa a un viajero en el tiempo.

A continuación El esqueleto del frutero  y un videoclip de Marcélico Cástrico.

 

 

 

Comentarios

REFLEXIÓN IMPROVISA
PHIL DAVERBO REGRESA

roberto.padillafuentes@gmail.com